Archivos Mensuales: febrero 2011

No es amor, es una obsesión

Estándar

Si Miranda, Carry, Samanta y Charlotte se animaran a tomar unos tragos con Fantina, Maleva, Erica y Hermosilla, Woody Allen estaría en su salsa y los tríos y los cuartetos coparían la escena para personificar historias de amor, obsesión, desengaño y ese no se qué de las relaciones humanas.

No son amas de casa desesperadas, tampoco juegan a ser loosers posmodernas. No hacen terapia de grupo ni se juntan los domingos a tomar el té.  Atrevidas y con la sexualidad inundando el Espacio Colette, todos los sábados, Las Mujeres que (m) Aman Demasiado, interpretan esta comedia del prestigioso dramaturgo Eduardo Grilli, dirigida por Pablo Rodríguez Albi e  inspirada en el libro de autoayuda de Robin Norwood.

¡Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra! Una noche cualquiera, cuatro mujeres se reúnen en la casa de una de ellas para terminar con la obsesión que sienten por la relación que mantienen con sus parejas. Lejos del diván, equipadas con un vino barato y con la presencia de un difunto en cenizas, recurren al esoterismo para acabar con este mal que las tiene a mal traer. Pero diversas confesiones cambiarán el rumbo del ritual y Las mujeres que (m) aman demasiado estarán presas de sentimientos encontrados que desencadenarán en hechos inesperados, como la importancia de la letra L en el abecedario.

Con humor, ironía, sarcasmo y muy buenas actuaciones, Martina Zapico, Susana Giannone, Julieta Cajg y Julieta Oliva se muestran compinches y con una buena onda que invita a los hombres a explorar el universo femenino y a las mujeres a codearse entre ellas cada vez que el espejismo les hace un guiño.

Además de autoconvocarse para hacer un ritual que “cure” las obsesiones, ¿es verdad que se autoconvocaron entre ustedes para esta obra?

Martina Zapico: Sí, en el 2008 hice un casting para esta obra. Un año más tarde resurgió y como conocía a Susana porque estudiábamos juntas en la escuela de Raúl Serrano, le consulté si quería estar, me dijo que sí y la estrenamos.

Julieta Oliva: En mi caso, como trabajé con Martina en Operación Enredadera, me llamó para contarme que este año reestrenaban la obra y no dudé en sumarme a este proyecto.

Julieta Cajg: A mí me pasó que tenía muchas ganas de volver al teatro independiente y como con Susana  estudiábamos juntas con Julio Chávez,  teníamos muchas ganas de hacer algo juntas y surgió esta obra. Así que  desde diciembre del año pasado nos estuvimos viendo las 24hs.

¿Qué mirada sienten que tiene el autor de las mujeres en esta obra?

Julieta O: Si bien el autor es un hombre, entiende bien el universo femenino. Hay muchas cosas con las cuales las mujeres se sienten identificadas y te lo hacen saber cuando termina la función.

Julieta C: Más allá de la autoría, nosotras a la hora de hacer la puesta con el director, empezamos a improvisar y también le fuimos poniendo nuestra propia impronta no solo como actrices sino también como mujeres. Hay cosas que pasan en escena que por ahí no estaban en el libreto y nosotras consideramos con el director que estaba bueno incluirlas y lo hicimos.

Martina:  Sí, de hecho cada función es distinta, salen chistes nuevos…

Julieta O: Es una obra que te permite jugar un poco con el texto, no ser tan estrictos y eso está bueno.

Susana: Lo bueno q tiene este tipo de comedia es que te permite irte al grotesco o darle un giro más divertido y hondo a la vez.

¿Cuál es el rasgo más sobresaliente de sus personajes?

Susana:  Maleva, mi personaje, es la dueña casa, es viuda. Suponemos que su marido tenía mucho dinero y que la ha dejado en una buena posición.

Julieta O: Hermosilla, es como el personaje más naif que le cuesta comprender la ironía. Parece tonta y tarda en entender las cosas. No se condice su comportamiento con su inocencia.

Martina: Fantina es rara, tendría que ser la más naif pero en realidad soy la más viva de todas porque estoy teniendo relaciones con el más guapo. Me divierto mucho haciéndolo. Soy la que lleva a la reunión el libro de autoayuda de Rowin Norwood, intento desde lo intelectual oponerme al esoterismo con los muñecos vudú.

Julieta C: Erica es una malhumorada, parece estar enojada con la vida. Esta reunida con las amigas pero en realidad se quiere ir, tiene además típicos tips de borracha.

Además de actuar, cada una tiene su trabajo y los sábados aman demasiado, ¿Cómo combinan esas actividades?

Susana: Soy Licenciada en letras y actualmente soy coordinadora pedagógica de una escuela en una empresa. Las Mujeres que (m) aman demasiado fue mi primer obra cuando se estrenó en 2009, además hice Dónde está el Walhor?; Rio (se reestrena próximamente) y ahora bueno, volvimos con Las Mujeres…

Julieta O: Yo trabajo en ventas de merchandising con trajecito y todo, pero el finde por fin me subo a escena. Además soy  diseñadora de indumentaria y hago vestuarios de obras.

Martina:  Laburo en el consultorio odontológico de mi hermana y mi cuñado , lo cual me resulta bastante divertido, cambia un poco la rutina de lo que son las clases semanales que suelo tomar. Igualmente no se interponen ni resulta necesario combinar mucho. Los sábados para mi son impagables, es un placer ir a amar demasiado .

Julieta C: De chiquita estudié  teatro con Hugo Midón. Luego cursé  medicina 4 años y una vez hice un casting para una obra de teatro independiente y quedé  para el papel principal, a partir de ahí empecé a sufrir mucho en mi mundo de medicina y decidí dejar y empecé a hacer teatro independiente. Hace 6 años que estudio con Julio Chávez. En radio soy Cayetina en el programa de Andy Kusnetzoff y en televisión trabajo en RSM. De las actrices de mi generación, admiro mucho a Maruja Bustamante.

Para terminar, ¿cuál es la mayor obsesión que tienen por los hombres?

Julieta C: Soy muy celosa.

Martina: Para mí el facebook es el mejor invento del siglo, he conocido mucha gente. Me gustan mucho los hombres carilindos, con lomo.

Julieta O: Me gusta mucho estar en pareja, desde que tengo 15 estoy en pareja.

Susana: Me pasa lo mismo que a Juli O, pero hago terapia de diván  y sé que los periodos de soledad están buenísimos (risas).

Las Mujeres que (m) Aman Demasiado

Sábados 21.30hs

Paseo La Plaza- Espacio Colette- Avenida Corrientes 1660

Comprá tus entradas a través de Plateanet

http://www.plateanet.com/Obras/MUJERES-QUE-(M)-AMAN-DEMASIADO

No te pierdas…


“Me encanta hablar sobre el amor, encontrarle el humor al amor”

Estándar

Martin  Piroyansky añora a David, su personaje en Cara de Queso, pero aún mantiene el idilio con Sofacama, su primera película. Confeso cinéfilo, se pasa largas horas en su departamento de Almagro descifrando el lenguaje perfecto que combine la estética hitchcockiana con la búsqueda del sello Piroyansky. A punto de filmar Mi primera boda con Natalia Oreiro y Daniel Hendler, nos cuenta sus proyectos para este año.


A los 24 años, Martín Piroyanski es uno de los actores más reconocidos de su generación.  Su pasión por la escritura desembocó en un nuevo rol, el de director. Junto a un grupo de amigos, conforman la productora Marciano Films, en una especie de oficina que Martín construyó en su casa.

¿Con qué proyectos arrancaste este año?

En marzo comenzamos el rodaje de Mi primera boda. Estoy entusiasmado porque es la segunda película que filmo con Ariel Winograd, director también de Cara de queso. No puedo adelantar mucho de qué se trata, pero mi personaje es el primo de Daniel Hendler que se casa con Natalia Oreiro. Es una experiencia muy buena, nos llevamos muy bien y los ensayos son super divertidos.

Además voy a protagonizar una película dirigida por Gabriel Medina, director de Los Paranoicos, se llama la Araña vampiro. El guion es buenísimo.

Por otro lado, en MTV vieron el corto de No me ama y me propusieron adaptar el formato a una serie. En breve se estará definiendo cuando se realizará.

¿En televisión tenes planes también?

Sí, estoy preparando un piloto de 13 capítulos que voy a filmar en marzo. Lo protagonizamos Felipe Colombo, Luz Cipriota y yo.  Empecé a escribirlo hace unos años con un amigo y después lo seguí solo. Ya conseguimos productor, equipo, solo resta grabarlo.

Se trata de dos chicos de veintipico de años, vírgenes,  que interpretamos Felipe y yo. Nuestros personajes quieren perder la  virginidad y se dan cuenta, cuando van a un recital, que la manera de levantarse minas es siendo músicos, entonces deciden formar una banda. Lo curioso es que descubren que son grandes músicos y no lo sabían hasta ese momento. Habrá que ver qué pasa con las mujeres, si logran o no cumplir su objetivo.

Por ahora vamos a grabar el primer capítulo y estoy contento porque se están sumando figuras importantes.

Hace poco también hice un piloto que por ahora se llama Noches de verano. Actúa Violeta Urtizberea, Agustina Lecouna, Facundo Espinosa. Está muy buena la idea y puede que sea para este año.

¿Qué es lo que más rescatas como actor a la hora de dirigir?

Lo que aprendí como actor, ahora que empecé a dirigir, es que importa mucho la buena onda en el set, es algo que se refleja después  cuando lo ves. En mi caso, cuando convoco actores,  más allá de su talento pienso en su predisposición, en sus ganas de trabajar y en su profesionalismo. Los que son profesionales, lo son desde el día uno y con eso se nace.

¿Cómo fue tu primera experiencia dirigiendo?

Una vez hice un piloto de televisión que había escrito yo y lo dirigió otro. Vi otra mirada sobre lo mismo, válida de otra persona y pensé: si escribo algo lo tengo que dirigir. Tuve varias experiencias parecidas hasta que lo hice y me puse a prueba. Lo primero que dirigí  fue semana santa en 2008 y todavía no lo estrene, quizás lo haga este año.

Cuando filmé Semana Santa estaba laburando en Socias con Vanesa Gonzales, le pregunté si se copaba en actuar, me dijo que sí y se lo propuse también a  Julián Tello. Fue increíble porque el camarógrafo y el director de escenografía de Socias vinieron al rodaje, nos prestaron luces de Pol-ka, luces de otros lados. Se terminó armando de repente un rodaje profesional. Creo que incluso después de todo lo que filme es el rodaje más profesional en el que estuve aunque fuera el primer corto. Me gustaba hacer algo de intriga. Leí el libro “El cine según Hitchcock”, que es como un manual para directores, donde encontras ejercicios de cómo hacer un corto Hitchcockiano.

Al momento, ¿qué balance haces de tu rol como autor y director?

Ya filmé tres cortos. Además de Semana Santa, filmé  No me ama, éste es el único que lancé y que estuvo dando vueltas en festivales y el tercero se llama Ladies night, que todavía no está editado  pero lo estará en breve. Son todos experimentos, cortos de 15  minutos cada uno.

¿De qué se trata cada uno?

Semana santa es de intriga, suspenso.  Cuenta la historia de un chico que conoce una chica y terminan en su casa pasando un fin de semana largo de semana santa, sin saber que ella tiene a sus padres asesinados en la terraza. Es muy violento. Ya de entrada te das cuenta que ella tiene a los padres muertos y el no lo sabe. Te hace pensar un poco en la idea de que conoces a alguien, te vas a su casa y no sabes ni quien es, si está loca o no.

No me ama es sobre una pareja de jóvenes que viajan por la costa uruguaya de mochileros y él se da cuenta al principio del viaje que ella nunca le dijo te amo, a pesar de que son novios hace años  ella nunca lo verbalizo.  Entonces se da cuenta de que si nunca lo dijo es porque no lo ama y piensa que la tiene que dejar. Se le arruinan las vacaciones encontrando el momento justo para dejarla.

Y Ladies Night es la historia de 4 ex novias de un chico que se juntan con él para decirle todo lo que hizo mal.

Hay temáticas que se repiten como el amor y el humor, ¿cómo es tu relación con ambos?

Cada vez me estoy volcando más hacia el humor. Me encanta hablar sobre el amor, encontrarle el humor al amor. Pero al mismo tiempo me gusta hablar del amor y emocionarme,  me parece que es algo muy universal y todos nos encontramos ahí, es el punto de contacto de la gente.

En este momento hablo del amor en pareja, me obsesiona el tema del amor correspondido, no correspondido, los problemas de pareja, cuáles son aquellos conflictos que hacen que una pareja no funcione, resolverlos. Por qué las parejas se separan, por qué están juntas.  Quizás en otro momento escriba sobre otro tipo de relaciones, padres e hijos, etc.

¿En qué te inspiras para escribir estas historias?

Se me ocurren ideas que tardo mucho en volcarlas al papel, pasan mucho tiempo en mi cabeza sin ser escritas. Una vez que escribís, inmediatamente cristalizas cosas. En principio lo que hago es anotar la idea general, pero a cómo se estructura el corto  le doy vueltas y vueltas y sobre todo lo cuento. Me sirve mucho, por ahí es peligroso porque te pueden quemar o robar una idea pero me gusta  ver las reacciones de la gente. Testeo todo el tiempo, puedo llegar a ser insoportable con mis amigos. Hay un experimento que está en un libro sobre guión escrito por Carriere y Bonitzer, guionistas franceses , donde recomiendan que la idea que tengamos hay  que  contársela a un amigo y en la mitad de la historia, ir al baño. Si cuando volves tu amigo te pregunta  cómo sigue es porque hay potencial en esa idea, si no te pregunta nada, descartala. Yo la aplico con mis amigos.

¿Con que tipo de cine te identificas?

Con el cine de humor, me gusta mucho lo que hace Ben Stiller, las películas de Jim Carrey, Judd Apatow que es director, guionista y productor. Ellos encontraron un tono muy personal y es lo que a mí más me interesa hoy. Igual soy  fan de cualquier tipo de cine, me gusta el cine en general, disfruto tanto de  japoneses lentos como películas de super acción yanqui. Cuanto más me informo y estudio, puedo ver cualquier película y disfrutarla igual, son todos ejercicios.

De tanto leer sobre cine, cambio tu modo de ver películas

Ser detallista en el aspecto técnico era algo que yo ya hacía por el hecho de ser actor y haber laburando en cine. Lo que cambió cuando empecé a dirigir, a la hora de ver películas, es una cuestión discursiva, veo las películas y pienso qué me están contando, desde un lugar un poco más abstracto que técnico.

Además del cine, ¿qué otro tipo de literatura te gusta leer?

Estoy con muchos problemas para leer literatura, desde que empecé a estudiar cine por mi cuenta y a leer solamente libros técnicos, de entrevistas, de guión, me cuesta mucho abrir  un libro y que no sea sobre eso. Me acostumbré  a que la literatura sea muy práctica y esté relacionada con el cine.

¿Cuál fue la película que más disfrutaste hacer y contar?

Cara de queso es mi película preferida. Es con la que más me identifico por lo que cuenta, por cómo lo cuenta. Me encantó hacer ese personaje y me hice muy amigo del director además. También disfruté hacer Excursiones, fue una experiencia increíble, un rodaje totalmente distinto, Ezequiel Acuña filma de otra manera.  Son dos de las películas que más atesoro. Las demás fueron muy buenas experiencias también. No me puedo quejar de las cosas que fui haciendo. Por ejemplo Sofacama fue mi primer película y es como la primera novia, como un idilio. Pienso mucho en Sofacama cuando dirijo, es loco, fue como mi primer acercamiento al cine, ver un set y cómo funciona. Todo era perfecto, no había error, tenia 19 años.

¿Cómo te llevas con el dinero?

Cuando el proyecto está bueno y no hay un mango, lo haces. Lo que fui ganando como actor lo fui invirtiendo en dirigir. Necesito laburar pronto para filmar cosas nuevas. Todo el 2010 me dediqué a dirigir y no actué nada.  Trato de escribir ideas realizables con lo que tengo. Con un grupo de amigos formamos una productora en mi casa, Marciano Films.

Estudiaste teatro con Nora Moseinco, sos director de cine autodidacta, con qué otra rama del arte te relacionas.

Me gusta mucho dibujar, tengo un blog donde subo chistes que hago, se llama yosoymartin.blogspot.com y desde hace unos años me estoy dedicando mucho a la fotografía. Saco  fotos de gente. Viajando por el mundo, siempre me llevaba una buena cámara y sacaba fotos de lugares, pero ahora me gusta sacarle foto a personas. En algún momento me gustaría hacer algo con eso.